Menu Búsqueda

El Drago

2 minutos de lectura

El Drago Milenario, situado en la bonita localidad de Icod de los Vinos, es uno de los símbolos naturales más importantes de Canarias. 

 

Esta planta, que más bien parece un árbol, es la especie endémica de Tenerife más antigua de las islas. Con casi 800 años, 18 metros de altura y 20 de perímetro, fue declarado Monumento Nacional en 1917.

 

A continuación, te contamos cómo visitar el Drago Milenario, cuánto cuesta la entrada y las leyendas que lo rodean.

 

El Drago Milenario
El Drago Milenario. Foto:  Ronny Siegel

¿Cómo llegar al Drago Milenario?

El Drago Milenario se encuentra en el Parque del Drago. Un pequeño jardín botánico que está en Icod de los Vinos, junto a la Iglesia Parroquial de San Marcos.

 

Para llegar a Icod de los Vinos desde Santa Cruz de Tenerife, hay que coger la carretera TF-5 en dirección oeste. Se tarda unos 47 minutos en coche.

 

¿Cómo visitarlo?

Horario del Parque del Drago

El horario de apertura durante los meses de abril a septiembre es de 9 a 20h. El resto del año es de 10 a 18h.

Precio de la entrada

  • Adultos: 5 €
  • Estudiantes y pensionistas: 3 €
  • Niños menores de 8 años: 2,50€
Puedes comprar tu entrada con antelación para ver el Drago Milenario en este enlace.
El bonito pueblo de Icod de los Vinos.
El bonito pueblo de Icod de los Vinos. Foto: jonathanfh.

La leyenda del Drago

Se dice que hace muchos años un mercader desembarcó en la playa de Icod de los Vinos buscando "sangre de drago", muy popular en aquella época. De repente se fijó en una hermosas chicas bañándose en la playa y secuestró a una de ellas, haciéndola su cautiva. 

 

La muchacha el ofreció un fruto de la isla y el hombre se pensó que eran los frutos del Jardín de las Hespérides (según la mitología griega). Cuando se lo estaba comiendo, la chica aprovechó para escapar saltando un pequeño barranco y se refugió en un bosque.

 

El mercader la persiguió, cuando de golpe apareció ante él un extraño árbol que blandía sus ramas de forma terrorífica. ¡Parecía un monstruo! Entonces recordó que en un gran dragón de 100 cabezas protegía el Jardín de Hespérides, según la leyenda. Así que le clavó un arma afilada y de su tronco empezaron a brotar gotas de un líquido muy similar a la sangre. El hombre huyó despavorido y se fue en su barca sin volver la vista atrás.

 

Las ramas del Drago parecían el Dragón de 100 cabezas.
Las ramas del Drago parecían el Dragón de 100 cabezas.

Consejos Bedooin

 

  • Desde la plaza también se puede ver el Drago Milenario, pero merece la pena visitar el jardín, con plantas autóctonas muy bien cuidadas.
Si te ha gustado, comparte este artículo

Artículos Relacionados

observatorio Teide.jpg

Tenerife

El observatorio del Teide

Leer

Url title
la-laguna (2) (1).jpg

Tenerife

La Laguna

Leer

Url title
los-gigantes.jpg

Tenerife

Los Gigantes

Leer

Url title
Taroconte.jpg

Tenerife

Tacoronte

Leer

Url title
garachico-srool (1).jpg

Tenerife

Garachico

Leer

Url title
Masca (1).jpg

Tenerife

Masca

Leer

Url title
Icod de los Vinos.jpg

Tenerife

Icod de los Vinos

Leer

Url title
Anaga (5) (1).jpg

Tenerife

El Parque Rural de Anaga

Leer

Url title