Corea del Sur. Guía Esencial.

¿Por qué Corea?

  • Seúl, su tecnológica y futurista capital, es la ciudad que nunca duerme. Sus enormes rascacielos contrastan con los barrios de hanoks o casas tradicionales.
  • Busán es una ciudad llena de vida, en la que podrás recorrer maravillosos templos, visitar el colorido barrio Gamcheon o pasear por sus playas.
  • En la volcánica isla de Jeju podrás ver una de las 7 Maravillas del Mundo Natural.
  • Viajar a Corea significa sumergirse en su cultura milenaria, disfrutar de la hospitalidad de su gente y de una gastronomía exquisita.
  • Es un país muy seguro y cómodo para viajar por libre en transporte público. ¡Y a la vez mucho menos conocido que su país vecino, Japón! ¡Descúbrelo!

Un vistazo al mapa

¿Cómo llegar a Corea?

  • Seúl: el Aeropuerto Internacional de Incheon es el principal del país.
  • Vuelos directos: Korean Air es la única compañía aérea que dispone de vuelos directos desde Madrid y Barcelona. Otras compañías vuelan a Seúl con escala.
  • Otros aeropuertos: a parte de aeropuerto de Incheon, en Seúl está el aeropuerto de Gimpo para vuelos domesticos. Busán y Jeju también disponen de aeropuerto.

Informaciones prácticas

  • Moneda: Won surcoreano (1€ son 1300 KRW aproximadamente).
  • Idioma: Coreano.
  • Horario: 8 horas más que en España.
  • Electricidad: 220V y 60 A. Los enchufes suelen ser como los de España, tipo C y F.
  • Sanidad: el sistema sanitario de Corea del Sur es en su totalidad privado y de una calidad excelente. Conviven la medicina oriental y la occidental.
  • Pesos y medidas: sistema métrico decimal.
  • Documentación: Pasaporte con validez mínima de 6 meses.

Clima en Corea

El clima de Corea del Sur es continental, con inviernos fríos y secos y veranos cálidos, húmedos y lluviosos. La mejor época para visitar el país es en primavera u otoño, ya que ofrecen temperaturas más agradables y las hojas de los árboles se tiñen de colores formando paisajes increíbles.

¿Cómo moverse por Corea?

La mejor forma de moverse por el país es en tren, avión o autobús. La transporte público es cómodo y puntual, dispone de un red de trenes bala KTX por todo el país, que te permitirá recorrerlo por libre de forma segura.

En cambio, conducir en Corea del Sur puede ser un poco caótico. Los GPS funcionan introduciendo números de teléfono, en vez de direcciones y las indicaciones estan en coreano. Por lo que recomendamos utilizar otros medios de transporte.

Corea del Sur. TOP-10.

1- Seúl, la ciudad que nunca duerme

En esta ciudad destacan los 5 imponentes Palacios Reales de Seúl. Entre ellos recomendamos visitar el más grande y antiguo de la dinastía Joseon, el Palacio Gyeongbokgung (cerrado los martes), conocido por su espectacular cambio de guardia. También es recomendable el Palacio Changdeokgung (cerrado los lunes). Es uno de los más bonitos y guarda un secreto de gran belleza en su parte trasera: el Jardín Huwon.

Cambio de guardia en el palacio Gyeongbokgung

La Aldea Tradicional Bukchon te permitirá ver las casitas típicas de estilo hanok. 

Las zonas de Gangnam, Insa-dong, Cheonggyecheon y Myeondong están llenos de tiendas y puestecitos de comida, ¡son perfectos para callejear!

Lotte World Tower

Por la noche puedes dar un paseo por la muralla, cenar en el bullicioso mercado nocturno de Gwangjang o sentirte un auténtico coreano probando una sauna jjimjilbang o cantando en un karaoke. Y no te olvides de subir al mirador de la N Seoul Tower, en el monte Namsan, para ver las maravillosas vistas de Seúl al atardecer o a la Lotte World Tower.

Mercado de Seomun © KTO
2- Busán, la segunda ciudad más grande de Corea

Playas, templos milenarios y modernos rascacielos, ¡Busán es una ciudad fascinante!

Busán © KTO

Destaca el Templo Haedong Yonggungsa, situado a orillas del mar. Un templo budista diferente a los demás, que inspira una gran relajación al escuchar el sonido de las olas desde su interior. Del mar puedes trasladarte a la montaña, para visitar el Templo Beomeosa, rodeado de bosques y riachuelos.

Templo Haedong Yonggung de Busán © KTO

También te recomendamos visitar el pintoresco barrio de Gamcheon, lleno de arte callejero, murales y casitas de colores repartidas por una colina. Después puedes probar el marisco y pescado fresco en el mercado de Jagalchi y realizar algunas compras en las calles Arirang y Nampodong.

El colorido barrio de Gamcheon

Al atardecer puedes ver el puente Gwangan iluminado desde la playa Haeundae o puedes ver las vistas de la ciudad desde la Busan Tower o a la futurista Lotte Town Tower. 

3 – La isla de Jeju

Jeju es la isla más escogida por los coreanos para celebrar su Luna de Miel, con playas paradisíacas, volcanes, cascadas y cuevas de lava. Además tiene una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo, el volcán Seongsan Ilchulbong, que emergió en medio del mar hace miles de años por una erupción volcánica. Se puede acceder a su crater subiendo unas empinadas escaleras.

También es recomendable visitar la Cueva Manjanggul, uno de los mejores túneles de lava del mundo. Y la cascada Cheonjeyeon de 3 niveles, con columnas de basalto y un puente gigante, rodeado de las místicas estatuas de piedra volcánica llamadas “harubang”.

Visitar el jardín botánico de Hallim Park,  la playa Hyeopjae, el pueblo folclórico de Seongeup o probar la típica barbacoa de cerdo negro son algunos de los imprescindibles de esta isla volcánica.

Playa Hyeopjae de Jeju © KTO
4 – Suwon y la fortaleza de Hwaseong

Esta fortaleza, construida por la dinastía Chosŏn, se encuentra muy bien conservada y fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1997. Está situada cerca de Seúl y se puede llegar fácilmente en metro.

5 – Gyeongju, el museo sin paredes

Esta encantadora ciudad es conocida como “el museo sin paredes”, por la gran cantidad de lugares con valor histórico declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que posee.  Fue capital de la milenaria dinastía Silla y algunas de sus visitas imprescindibles son: el templo budista de Bulguksa, las tumbas reales en forma de colina, el Observatorio astronómico Cheonmaseongdae y la aldea tradicional Gyochon. Al anochecer recomendamos ver el reflejo del Palacio Donggung iluminado en el estanque Anapji.

Estanque Anapji
6 – Templo Haeinsa

El templo budista más importante y hermoso de Corea del Sur. Situado en el Parque Nacional del Monte Gayasan, guarda uno de los mayores tesoros del país: la versión más antigua de escrituras budistas en caracteres chinos, llamada Tripitaka.

Torii del templo Haeinsa
7 – Alojarte en un templo

En Corea podrás alojarte en un templo y experimentar cómo es la vida de un monje budista por un día. Desconectarás del mundo para adentrarte en la espiritualidad del lugar. Tendrás una cena vegetariana incluida y podrás presenciar la Ceremonia del Toque de la Campana, los cánticos de los monjes y realizar un curso de meditación. Una experiencia única y especial, que no se puede explicar con palabras, ¡hay que vivirla!

Estancia en un Templo budista © KTO
8- Parque Nacional Seoraksan

Un área natural protegida que contiene templos milenarios como el de Shinheungsa. Subirás en teleférico por las escarpadas laderas del monte Dolsan, hasta llegar a las ruinas de la Fortaleza de Gwongeumseong. Allí disfrutarás de unas increíbles vistas de las numerosas cadenas rocosas que emergen de un frondoso bosque.

Parque Nacional Seoraksan © KTO
9- Asomarte a la frontera con Corea del Norte

Es recomendable una excursión opcional a la Zona Desmilitarizada de la frontera con Corea del Norte, conocida como DMZ. Es una franja de seguridad que divide las dos Coreas desde 1953, después de la guerra que las enfrentó. A parte de miradores, dispone de un Museo muy interesante sobre la historia del conflicto, túneles y monumentos.

10 – La deliciosa comida coreana

¡No puedes irte de Corea sin probar una barbacoa coreana! Hay restaurantes especializados en los que te sientas alrededor de la barbacoa y cocinas la carne y otras verduras. En Jeju es especialmente recomendable la barbacoa de cerdo negro, una carne que solamente se encuentra en esta isla.

El bibimbap es uno de los platos más conocidos de la gastronomía coreana y consiste en arroz, verduras, carne y huevo.

Todos los platos llevan como acompañamiento el kimchi, que es una preparación fermentada, normalmente de col china  ¡y la comen a todas horas!

La comida coreana es bastante picante, pero nada que no pueda solucionar una botella de soju. Esta bebida destilada de arroz parecida al sake, es curiosamente el licor más vendido del mundo.

¡Si os han entrado ganas de descubrir este maravilloso país, podéis encontrar todos nuestros viajes a Corea, tanto guiados como a tu aire, en este enlace!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *